Hoy hablamos de...

jueves, 17 de mayo de 2018

Hoy os venimos a hablar de los nuevos productos agregados en la sección de productos artesanales. Son los componentes de los laberintos Pikler, todos ellos combinables entre sí, cada pieza se vende por separado, para que cada uno monte a su gusto el laberinto. 

Los módulos que se pueden ver en imagenes individualmente son: rampa lisa de gateo, plataforma de gateo, rampa con moqueta de gateo, módulo cúbico, rampa de barras y módulo largo. Todos se combinan entre sí, todas las medidas están pensadas para que encajen entre sí, las condiones de envío son especiales y van incluidas en precio. 

 

Las teorías Pikler abogan por un movimiento totalmente libre, fomenta la psicomotricidad y la noción espacial del niño. 

Aunque parezca extraño, gatear ayudará al bebé a leer y escribir en un futuro porque estimula, entre otras cosas, la motricidad fina que se traducirá en un buen control del trazo de la escritura.

Gatear ayuda a ejercitar y perfeccionar la vista, aprende a enfocar con ambos ojos y a hacerlo a distancia. Esto le servirá para colocar el libro a una distancia correcta cuando empiece a leer y a escribir.

Gatear estimula la tactilidad de la palma de la mano. 

Con el gateo, los hemisferios del cerebro trabajan de forma coordinada y se desarrolla la cordinación ojo-mano.

Gateando aquiere estabilidad en los hombros y las palmas de las manos.

Cuando un bebé gatea fomenta la conciencia espacial.

Emmi Pikler fué médica formada en Viena que se instaló como pediatra en Budapest en los años 30. Pikler ideó un método educativo alternativo a los existentes entonces que consiste básicamente en dejar al niño en completa libertad.

El niño al sentirse libre se muestra con actitud más positiva, más activa e interesada.

Os ponemos unas combinaciones posibles.

 

combinación

 

Deja tu comentario