Quienes somos

Mi nombre es Ana. Me formé como maestra de Educación Infantil y durante mis años de formación la frase que más se repetía era “Aprender Jugando”, y así es cómo los niños deberían adquirir su bagaje cultural, jugando y disfrutando del aprendizaje, acompañados por los adultos con una mano amiga que les de alas para volar pero a la vez las raíces para forjar un buen apego, seguro y amoroso.


Centrándonos en el juego, debería ser el más libre posible. El juego debe activar su imaginación, estimulando su capacidad sensorial, motora y su creatividad; todo ello de una manera libre que ellos sean dueños de su juego y de su aprendizaje, que ellos lleguen a sus propias conclusiones y a sus propios descubrimientos; jugando de manera natural y con juguetes naturales, ecológicos, duraderos y sin límites. Todo ello lo ofrecen los juguetes de madera que son totalmente transformables y adaptables a la edad y al momento del niño, porque jugar con madera no tiene edad, cada día el juego se reinventa.


Montessori, Waldorf, Pikler… abogaban por juegos y juguetes de este tipo y Siempre Niños también.

Diempre niños